Ese año tubimos el privilegio de poder disfrutar de los partidos del Seis Naciones de rugby en unos dias y horarios mas que aceptables. Por que las tardes de los domingos, cuando no tienes con quien follar pasarlos son realmente odiosas y que nos pusieran los partidos ahi, pues oye, quieras que no te ameniza un poco la tarde.

Sabiendo todo esto, los tres personajes protagonistas de esta historia (Mike, Manolo y el menda) decidieron acudir a ver los partidos como la tradicion manda, es decir, con una buena pinta de Guinness en la mano.

Y fué en uno de los muchos brindis que hicimos cuando Manolo nos deleito con esta perla de sabiduria…

Amor de puta mujer de afecto negociable y vino de frasco, por la noche dan gusto y por la mañana dan asco

Todavía no se como no nos echaron de La Mala Vida